Cada vez más, los laboratorios trabajan para perfeccionar los esmaltes profesionales incorporando nuevos componentes que les haga más duraderos y flexibles y reducir también al máximo su toxicidad a cero. Sin embargo, existen todavía muchos mitos y miedos sobre si sus componentes suponen algún riesgo para la salud. Realmente, la mayoría de ellos son falsas creencias o verdades a medias.

No todos los productos químicos de los esmaltes son perjudiciales. Diferentes entidades se encargar de evaluar los productos para certificar que son aptos para su comercialización sin que suponga ningún riesgo para la salud. Concretamente, la FDA en los Estados Unidos y el COLIPA en la Unión Europea. Estos organismos se encargan de eliminar cualquier componente que pueda llegar a ser nocivo. Por ello, es importante siempre adquirir los productos en tiendas especializadas y acreditadas y no acudir al mercado negro, ya que pueden venderte productos no analizados.

No existen los esmaltes sin químicos. Aunque algunas marcas vendan sus esmaltes como naturales y sin químicos, hoy por hoy es imposible que estén exentos de ellos. Propiedades como el brillo, la resistencia o durabilidad, solo se consiguen con modificaciones químicas, agentes formadores de película, disolventes o pigmentos de color entre otros componentes.

Esmaltes para niños o personas enfermas. También en el mercado encontramos esmaltes que aseguran estar basados en agua, que aseguran estar libres de componentes tóxicos. Pero si vemos su fórmula observamos que sí incorporan elementos químicos. Realmente, cualquier ingrediente no natural puede producir algún tipo de reacción en el cuerpo humano, todo depende del nivel de exposición y de las alergias que pueda desarrollar la persona.

Así que lo mejor será que no te creas las falsas promesas, porque, hoy en día, no existen los esmaltes libres de químicos. Lo importante es comprobar que sea un producto que cuente con todos los certificados internacionales y en el que se pueda leer claramente su composición. Ante la duda, antes de usarlo puedes realizar un testeo previo para comprobar que ninguno de los ingredientes te produzca algún tipo de reacción. Esto no quiere decir que los esmaltes sean nocivos, sino que, en ciertas personas, como cualquier otro producto cosmético, alguno de sus componentes puede producir alergias. Lo mejor es informarse y asegurarte de que no es tu caso. Normalmente, si son productos avalados por organismos internacionales y de primeras marcas como Inocos y Semilac que utilizamos en Manicuraonline no tiene por qué haber problemas.