Lo que debes tener claro antes de hacerte un esmalte semipermanente es que estés en manos de los mejores profesionales y que utilicen productos adecuados. En la mayoría de los casos de personas que han tenido problemas con este tipo de esmalte, no se cumplía alguna de estas dos premisas. Un lijado de uña demasiado agresivo o bien que el producto utilice componentes no controlados sanitariamente pueden ser dos de los motivos por los que el esmaltado cause algún daño sobre tus uñas.

Teniendo esto en cuenta, veamos cuáles son los principales mitos sobre el esmaltado permanente:

-La uña se debilita: es totalmente falso. Lo que sí ocurre es que al tener una capa fija de esmalte la uña recibe menos luz solar y por tanto menos Vitamina D. Para remediarlo puedes utilizar un aceite vitamínico para cuidar tus uñas y cutículas como los que encontrarás en nuestro catálogo. Además, si te quedas más tranquila puedes ir intercalando pequeños períodos de descanso entre un tratamiento con esmaltado de gel y otro para que tus uñas se recarguen de vitamina por unos días.

-Es solo para uñas fuertes: muchas personas piensan que el esmaltado permanente solo es apto para personas que tengan las “uñas muy fuertes”. Nada más lejos de la realidad. Realmente si utilizas esmaltes de primera calidad como los nuestros, con componentes específicos para el cuidado y protección de tus uñas, cualquier persona puede utilizarlo. Es más, en muchas ocasiones este tipo de esmaltado se recomienda para las personas que tienen las uñas débiles o con tendencia a mordérselas ya que se consigue protegerlas y que crezcan con más firmeza.

-Es difícil de retirar: No es que sea difícil de retirar, con los productos y técnicas adecuadas, se tarda pocos minutos, pero sí que es cierto que es mejor si esta tarea la realiza un profesional. Además de productos específicos necesitarás limar para retirar el esmaltado permanente. Es en este punto cuando suelen surgir los problemas. Si la persona que te lo realiza o intentas retirarlo tú mismo en casa debes saber hasta dónde limar para no dañar la uña. Retirar correctamente el producto es lo que evitará posibles problemas. Recuerda, además, que el retirado del esmalte de gel no duele. Si has tenido una mala experiencia y al quitarte el esmalte permanente te dolió o lijaron muy fuerte, es que no lo realizaron correctamente.

- Alergias: Los esmaltes permanentes contienen algunos componentes como el acrilato que puede producir alergia a ciertas personas. Por ello, debes cerciorarte de que los productos que utilices sean de primera calidad y cumplan con todas las normas de seguridad, como los que encontrarás en nuestra tienda online. Todos nuestros esmaltes han pasado los controles sanitarios específicos para evitar este tipo de problemas.

-Lámpara de UV: para un acabado perfecto el esmalte semipermanente se seca en lámparas de rayos ultravioletas durante pocos segundos. En algunas ocasiones se han relacionado este tipo de lámparas con la aparición de partículas cancerígenas, aunque realmente el riesgo es prácticamente inexistente. En un estudio, publicado en la revista JAMA Dermatology, se analizaron 17 lámparas de UV con una amplia variación en cuanto a la dosis de radiación emitida y se estimó que durante los 8 minutos de secado de las uñas, la dosis de radiación UV varió de menos de 1 a 8 julios por centímetro cuadrado. La luz UV puede provocar daños en el ADN de las células de la piel, y dar lugar a cáncer de piel, cuando se alcanzan los 60 julios por centímetro cuadrado.  Por lo tanto, la exposición a este tipo de rayos en un secado de uñas es muy baja.

Por último, recuerda que por el contrario de lo que muchas personas creen el esmaltado semipermanente tiene una duración de unos quince días, durante los que permanecerá perfectamente intacto y con un brillo excepcional. Aunque todo dependerá de lo que tarden en crecerte la uña.

Además, existe una amplia variedad de colores con los que podrás hacer divertidos dibujos y decoraciones. No lo dudes más, ponte en buenas manos, escoge productos de primera calidad y disfruta del resultado.